Saltar al contenido
Portada » PANEL SOLAR Y COSECHA DE AGUAS LLUVIAS POR MUJERES CAMPESINAS EN UNA REGIÓN AFECTADA POR LA CRISIS CLIMÁTICA Y LOS CONFLICTOS AMBIENTALES.

PANEL SOLAR Y COSECHA DE AGUAS LLUVIAS POR MUJERES CAMPESINAS EN UNA REGIÓN AFECTADA POR LA CRISIS CLIMÁTICA Y LOS CONFLICTOS AMBIENTALES.

Ficha 28

Expositor: Asociación Municipal de Mujeres Campesinas de Lebrija – AMMUCALE, miembro del Colectivo de Reservas Campesinas y Comunitarias de Santander.
País: Colombia
Lugar: Santander

Nuestra experiencia de energía comunitaria:

El sistema fotovoltaico está integrado a otro de cosecha de aguas lluvias y la operación de una bomba de agua, que se usa para el riego de un vivero comunitario; dicho sistema está bajo el manejo y el custodia del Comité El Aguirre de la Asociación Municipal de Mujeres Campesinas de Lebrija – AMMUCALE, ubicado en la Vereda El Aguirre, reserva campesina “Los Naunos”, municipio de Lebrija

Utilizando la motobomba y la cosecha de aguas lluvia, regamos el vivero comunitario que nos ha permitido la multiplicación de especies forestales, agrícolas, medicinales, ornamentales, forrajeras utilizadas en la restauración de los ecosistemas y la diversificación de las siembras en las reservas campesinas y la recuperación y conservación de las semillas criollas que se han perdido en la zona.

Con esta experiencia en energías alternativas, se han motivado nuevas familias a vincularse al comité de mujeres, y hemos motivado los-as jóvenes a reflexionar sobre la importancia de la transición energética y las prácticas agroecológicas.

Con el abastecimiento de la energía del panel solar para la motobomba y la iluminación de la casa, ha disminuido el gasto de energía eléctrica: en la actualidad pago por consumo de energía $ 3.000 mil pesos, antes pagaba 20.000 mil pesos en promedio.

Este proceso ha motivado al interior del comité de mujeres, la realización de nuevas prácticas comunitarias como la organización de mingas de trabajo en las parcelas para la siembra en huertos circulares, también la vinculación activa de jóvenes y mujeres al proceso.

También hemos aprendido a valorar el territorio, se ha fortalecido nuestro arraigo cultural y defensa y cuidado del agua, tenemos más conciencia de la importancia de la protección de los animales, hemos reducido la aplicación de agrotoxicos, trabajamos de manera agroecológica, realizamos una lectura del entorno. Nuestras reservas campesinas se han recuperado y restaurado y han empezado a llegar aves, abejas, insectos, lombrices, mejoramiento del suelo; ya no dependemos del monocultivo de la piña y la economía familiar ha mejorado.

Los componentes técnicos

Sistema fotovoltaico: El sistema consta de un (1) panel fotovoltaico, un (1) inversor, cuatro (4) baterías, un (1) controlador, dos (2) fusibles. El panel fotovoltaico tiene la capacidad de generar 300 Watios/Hora para un total de 1.800 Watios/día, la energía se acumula en cuatro (4) baterías con un almacenamiento útil de 1.200 W/H.

Con el fin de proteger los equipos (baterías, controlador, inversor y tacos) del polvo, la humedad y los roedores y que se facilitara el manejo del sistema, se construyó una caseta con puerta para mayor seguridad. Este también facilita el proceso de capacitación con grupos comunitarios y los intercambios.

Sistema de riego y cosecha de agua lluvia: Compuesto por una (1) motobomba sumergible de 1,5 caballos (Hp), que bombea agua durante aproximadamente 2.4 horas, el agua para riego es almacenada en un pozo en geo-membrana que almacena 35.000 mil litros de agua lluvia captada del techo de la vivienda, el pozo también se usa para la cría de peces.

Vivero comunitario: El vivero comunitario tiene un área de aproximadamente 80 metros cuadrados; desde el año 2016 hemos multiplicado aproximadamente 4.000 plantas (especies agrícolas, forestales, abonos verdes, medicinales, ornamentales, forrajeras) para la diversificación de siembras y restauración de los ecosistemas de nuestro territorio.

Logros para resaltar

Con el sistema de energía solar y las prácticas agroecológicas, hemos mejorado y recuperado nuestras reservas campesinas, diversificado las siembras; nuestra experiencia como grupo de mujeres campesinas se ha convertido en un referente en la comunidad.
Se ha fortalecido el comité de la asociación, con la vinculación de nuevas familias, mujeres y sus hijos-as. Con los intercambios, nos hemos articulado con otros grupos comunitarios, a nivel regional y nacional entorno a la temática de energías alternativas y el papel de liderazgo de las mujeres.
Con el material vegetal producido en el vivero comunitario hemos ido restaurando los ecosistemas de nuestro territorio y diversificando nuestras siembras, particularmente porque vivimos en un territorio afectado por la escasez del agua, la crisis climática y los conflictos ambientales.
La participación de las mujeres

La asociación AMMUCALE tiene una membresía total de 70 mujeres, organizadas en nueve (9) comités rurales, el comité donde se encuentra la experiencia es el Aguirre, con 17 mujeres.

Como asociación hemos promovido la autonomía alimentaria y la producción agroecológica, equidad de género, participación comunitaria de la mujer, cosecha de aguas lluvias en un contexto de sequía y escasez de agua extrema, diversificación de siembras, la recuperación y conservación de los suelos. También hemos promovido el rescate y conservación de semillas criollas, recuperación y conservación de bosques, ensilajes, viveros comunitarios.

Se ha promovido al interior de la organización mingas e intercambios comunitarios en agroecología, energías alternativas, organización comunitaria con otras organizaciones de mujeres a nivel nacional. Ha sido esencial el liderazgo y la inclusión real de las mujeres campesinas, que al igual que los hombres, inician su labor como promotoras en energías alternativas.

La asociación ha generado espacios para la educación popular en agroecología, procesamiento de alimentos, autocuidado y participación comunitaria de la mujer. Los intercambios, han permitido también visionar y articular otros propósitos que las comunidades deseen realizar, como la formación de jóvenes campesinos-as e iniciativas de economía propia para los comités de mujeres.