Saltar al contenido
Portada » ILUMINEMOS LAS LADERAS – ESCUELA POPULAR DE AUTONOMÍAS

ILUMINEMOS LAS LADERAS – ESCUELA POPULAR DE AUTONOMÍAS

Ficha 35

Expositor: Movimiento de laderas
País: Colombia
Lugar: Medellín / Antioquia

Nuestra experiencia de energía comunitaria:

El movimiento de laderas, es una articulación de organizaciones comunitarias y barriales, de la ciudad de Medellín, unidas alrededor de la defensa y transformación del territorio. En los años anteriores, la articulación se ha centrado en la generación de propuestas para la incidencia política por el derecho a la ciudad. En el año 2020, por el contexto de pandemia y por la baja aceptación del gobierno local por las propuestas comunitarias, se decidió fortalecer las estrategias de autogestión y construcción autónoma de los territorios. En ese sentido, se está desarrollando la Escuela Popular de Autonomías –EPA-, donde un eje es la autonomía energética, el cual se está desarrollando en el Barrio El Pacifico de la comuna 8.

Allí, se está implementando un sistema de generación comunitaria de energía, basado en la recarga de una batería construida con pilas de computadores portátiles en desuso, que almacena la energía para alimentar unas luminarias en el espacio público barrial.

La EPA, tendrá lugar durante los años 2020 y 2021, busca generar en esta primera etapa un prototipo de sistema autónomo de generación, almacenamiento y uso responsable de energía de base comunitaria y de fabricación colectiva, el cual pueda servir de referente para los demás procesos comunitarios, que participan en la escuela y que están generando otros prototipos en otras temáticas en su respectivo territorio.

Para el año 2021, se espera que los vecinos del barrio el Pacifico, compartan su experiencia con los demás barrios y sean los promotores de procesos de generación energética. Las demás organizaciones barriales y comunitarias que participan en la EPA, mientras que son acompañados en la construcción de otras autonomías construidas en los demás procesos barriales participantes.

Por otra parte, se busca potenciar la discusión política del abastecimiento de energía en los barrios de Medellín, la cual está reducida: los desconectados de los servicios públicos y alejada de las discusiones ambientalistas del colapso ambiental y la defensa del territorio de las comunidades campesinas que resisten a los grandes proyectos hidroeléctricos.

Los componentes técnicos

Este proceso de base comunitaria, ha buscado apoyos en profesionales de la ingeniería que son parte de los movimientos sociales, los cuales hicieron una propuesta de carácter experimental, en donde se construirá un prototipo susceptible a ser mejorado, escalado a mayor nivel y replicable en otros barrios de ladera.
En este primer prototipo, se aprovechará la energía potencial del rebose del tanque del antiguo acueducto comunitario, que drena a la quebrada la Rafita y que cruza el barrio por el centro.
Las aguas del rebose se conducirán unos 10 metros, mediante tubería en PVC (1.5 pulgadas) para aumentar la velocidad del flujo; esta agua moverá una pequeña turbina de materiales reciclados. Esto generará un campo electromagnético mediante un alternador de automóvil.

La energía se conducirá mediante un cableado aproximadamente 50 metros lineales hasta una batería fabricada con celdas recuperadas de baterías de computador portátil en desuso: estas baterías fueron recuperadas mediante una campaña de recolección en Medellín y los municipios vecinos. La batería alimentará las luminarias de la sede de la junta de acción comunal, disminuyendo la dependencia a la energía del sistema interconectado.

En el Barrio El Pacífico estamos montando el sistema y esperamos terminar en la primera semana de octubre y analizar su comportamiento el resto del año. En el mes de septiembre, hemos culminado la etapa de aprestamiento del módulo de autonomía energética: dimensionamos el sistema, en donde abasteceremos la sede comunitaria del Barrio el Pacífico de la Comuna 8, con la energía de las aguas de la quebrada La Rafita.

Este primer prototipo, concluye con el montaje y análisis del sistema, el cual se encuentra en proceso mediante la ejecución de la Escuela Popular de Autonomías, y con el diseño de otras formas de generación (eólico y mecánico), y la presentación del modelo a los habitantes de los barrios el Faro y Bello Oriente. De esto, se deriva el trabajo para hacer una réplica en los barrios mencionados y en el fortalecimiento técnico del primer prototipo.

Logros para resaltar

La construcción de la propuesta, al ser realizada de forma colectiva, refrescó la discusión sobre servicios públicos domiciliarios más allá del pago por medio de tarjeta prepago.
En medio de la crisis del covid19, se mantuvo la creación colectiva de soluciones comunitarias ante la crisis, de las cuales surgió llevar a la acción las medidas comunitarias como la presentada.
Se ha logrado el apoyo de muchos profesionales, provenientes de sectores barriales, en una lógica de apoyar y devolver con afectividad lo recibido por los sectores comunitarios y populares a su formación personal y profesional.
La participación de las mujeres

La participación de las mujeres, en la experiencia comunitaria ha sido fundamental, dado que son quienes han aportado en mantener la constancia en el tejido colectivo y en enmarcar la importancia de la soberanía y buena relación con la naturaleza, que se manifiesta en el “uso adecuado de los recursos” en cuanto a los diálogos de cuidado y reciprocidad.

Es reconocido el papel de liderazgo y vocería de algunas mujeres, en específico en el mejoramiento y consolidación del barrio, así como en roles de dirección en la Junta de Acción Comunal. Han logrado posicionar su labor en medio de espacios tradicionalmente ocupados por hombres.