Saltar al contenido
Portada » ENERGÍA DE LA BIOMASA: USO DE BIODIGESTORES EN UNA RESERVA CAMPESINA, ARTICULADO AL PROCESAMIENTO COMUNITARIO DE ALIMENTOS

ENERGÍA DE LA BIOMASA: USO DE BIODIGESTORES EN UNA RESERVA CAMPESINA, ARTICULADO AL PROCESAMIENTO COMUNITARIO DE ALIMENTOS

Ficha: 27
Expositor: Asociación Municipal de Mujeres Campesinas de Lebrija – AMMUCALE, miembro del Colectivo de Reservas Campesinas y Comunitarias de Santander.
País: Colombia
Lugar: Santander

Nuestra experiencia de energía comunitaria:

La experiencia está ubicada en la vereda La Cuchilla, del municipio de Lebrija, en la reserva campesina y comunitaria “Camino a La Tagua”, que fue declarada en el año 2010, como un territorio de vida.

Antes de la implementación del biodigestor, las aguas estercoladas producidas del lavado de las cocheras eran vertidas a libre exposición, debido a que no se contaba con una propuesta tecnológica que permitiera su manejo adecuado. Aquello, generó algunas dificultades con los vecinos y la autoridad ambiental regional y secretaria de salud municipal, quienes hicieron presión para el cierre de la actividad, sin que mediara capacitación y diálogo previo. De igual forma, se observa cómo a las grandes empresas porcícolas y avícolas, no se les aplica la misma fuerza de la ley.

Ante esta necesidad, se buscaron alternativas tecnológicas y de manejo, a través de la Escuela de Energía. En una minga-taller se construyó el biodigestor, donde participaron dieciocho (18) personas, entre promotores en energías alternativas y de las familias de la comunidad.

Esta práctica tecnológica se ha convertido en una alternativa para tratar las aguas estercoladas, que generan la cría de cerdos, y el biol (efluente liquido del biodigestor, que es utilizado como un abono líquido para la fertilización del cacao y de los cítricos, y demás cultivos agroforestales de la reserva.

El biodigestor implementado produce biogás, que es usado en múltiples procesos: para el tostado de cacao en la producción de chocolate, hervido del agua para el sacrificio de pollos, y el calentamiento de la leche para la preparación del yogurt casero; con la venta y comercialización de estos productos se han beneficiado un grupo de mujeres y jóvenes, vinculado al comité de la localidad.

Los resultados positivos de la experiencia, tienen motivadas a otras familias de la vereda y de la asociación de mujeres para implementar biodigestores como una alternativa de uso de la energía de la biomasa. También ha permitido motivar a los-as jóvenes para capacitarse en propuestas de transición energética y del Buen vivir en el campo.

Los componentes técnicos

El sistema consta de un (1) biodigestor plástico tubular, alimentado con las aguas residuales de una cría familiar de cerdos y de las aguas del sanitario de la vivienda principal. El biodigestor tiene 8 metros de largo y una capacidad total de 25 metros cúbicos.

Para su construcción y montaje se siguió el siguiente proceso:

Selección de un terreno adecuado (cerca de la cochera y de la vivienda, terreno estable, donde recibe la radiación solar, y donde las aguas llegan por gravedad)
Diseño del montaje según los requerimientos: canalización de aguas, construcción de la fosa, teniendo en cuenta la longitud y las dimensiones del plástico.
Corte del plástico tubular doble capa, instalación de la válvula para la salida del biogás, instalación de la tubería para la entrada agua estercolada y la salida del biol.
Instalación de la salida del biogás y el filtro, conexión de tubería del biogás a la microempresa del procesamiento de alimentos.
La unidad para la cría animal, está constituida por 8 a 12 cerdos de ceba, que son alimentados con una porción de concentrado y alimentación alternativa como yuca, plátano, bore, suero, maíz, cáscaras de la cocina y aro o nacedero, todos procedentes de la misma finca.

El sanitario de la vivienda es usado por seis (6) personas, y las aguas residuales se conectan al biodigestor. Con el fin de proteger el biodigestor, el sanitario es lavado sin jabón y límpido, para mantener activa la actividad microbiológica, a su vez, el biodigestor es alimentado con melaza y levadura una (1) vez al mes.

Con el biol (efluente liquido) fertilizamos el cacao, cítricos, guanábanos de la reserva campesina, complementando los abonos orgánicos que producimos y la lombricultura.

La instalación del biodigestor, está articulado a un proceso de economía campesina y comunitaria, con iniciativas como la cría de pollos semi-criollo, la producción y procesamiento de cacao, y el procesamiento de productos lácteos.

Logros para resaltar

Acceso a la energía de forma autónoma, ahorramos dinero, ya que anteriormente comprábamos cilindros de gas, y en la actualidad ya no lo hacemos.
Vinculación de niños, jóvenes, hombres, mujeres a los procesos comunitarios, con temáticas que motivan un cambio en términos de nuestra capacidad de innovación y la apertura de oportunidades rurales, precisamente en una zona rural que había sido apática a la participación comunitaria.
La articulación de las energías alternativas a los ciclos de producción agroecológica de la finca, y la generación de economías propias para los grupos de jóvenes y de mujeres.

La participación de las mujeres

El comité de La Cuchilla hace parte de la Asociación Municipal de Mujeres Campesinas de Lebrija, conformado por un total de setenta (70) mujeres y sus familias. Igualmente, en nuestro proceso, hay una mujer, que es una de las fundadoras de AMMUCALE, hace 24 años, y ella se ha convertido en promotora del Colectivo de Reservas, en la temática de género y la participación juvenil.

La generación del biogás por parte del biodigestor, como ya se mencionó, nos ha permitido procesar alimentos, actividad que ha dinamizado la participación de los jóvenes y de las mujeres. Esta actividad nos ha permitido a las mujeres, tener iniciativas de autonomía económica; nos hemos demostrado a nosotras mismas, que somos capaces de sembrar, procesar, alimentar y vender en mercados campesinos y solidarios.

Igualmente, se ha hecho énfasis, en las mingas comunitarias y en los intercambios, sobre la importancia de superar las barreras de la inequidad de género, buscando además la vinculación de jóvenes mujeres en el proceso agroecológica, y las capacitaciones sobre transición energética.